COVID Y SÍNDROME DE LA CARA DESCUBIERTA O VACÍA.

SINDROME DE LA CARA DESCUBIERTA

“Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender”. MARIE CURIE

Tras las recientes medidas del gobierno centradas en la exención del uso de mascarillas en espacios al aire libre, se ha observado una reacción desproporcionada en los medios de comunicación, ante el temor de la aparición de lo que se ha dado en denominar "síndrome de la cara vacía o descubierta". A pesar de que dicha denominación es coloquial y no figura en los manuales de psicopatología, el término ha sido acuñado para designar la aprensión que surge al mostrar en público la cara descubierta ante el consiguiente temor al contagio. El cuadro se centra en el miedo a perder el anonimato que proporciona la mascarilla, agravado ante la percepción subjetiva de vulnerabilidad que provoca la potencial exposición al virus.

 

Diversos psicólogos han señalado que éste "síndrome" consiste en sentimientos de estrés, ansiedad y nerviosismo, pudiendo acentuar los sentimientos de inferioridad y baja autoestima asociada a la sensación de inseguridad, sudoración y taquicardias que ya de por sí sufren ciertas personas, cuya sintomatología ha sido reconocida previamente como crisis de pánico o crisis de ansiedad. Es cierto, que la mascarilla además de prevenir contagios, ofrece la posibilidad de un cierto anonimato que permite la ocultación de defectos faciales, así como cierta relajación social de la tensión interpersonal que genera la interacción cara a cara. Sin embargo, aunque la pandemia ha provocado un aumento de las consultas relacionadas con la ansiedad, fobias, estrés postraumático y depresión, no se ha observado un incremento de casos específicos relacionados con éste síndrome en consultas de psiquiatría ambulatoria, siendo presumible a priori, que no tenga gran impacto sobre la población general en ausencia de un trastorno mental de base. De modo que, a menos que la persona haya sido diagnosticada previamente de un trastorno psiquiátrico, el síndrome no tiene porqué tener mayor relevancia.

 

De hecho, el "síndrome de la cara descubierta", no ha sido descrito previamente, no aparece en los manuales de psicopatología y no existen estudios publicados al respecto, en la literatura médica especializada al uso. Por consiguiente, el abandono de la mascarilla por la población general, debería enfocarse como un mero proceso adaptativo. En su afrontamiento, la ansiedad ha de ser entendida como un hecho consustancial al cambio, no siendo subsidiaria de afectar la salud mental de un sujeto de forma permanente. Como tal, una reacción adaptativa requiere de un proceso de acondicionamiento en el que tras la extrañeza inicial, habitualmente aparece una aceptación paulatina de la nueva situación. Éste es el escenario más probable de la retirada de la mascarilla, con el retorno al formato de socialización natural a cara descubierta, en el que habitualmente interaccionábamos con comodidad, antes de la irrupción de la pandemia.


M. Ponce, Médico Psiquiatra


Bibliografía:

Kaplan & Sadock Sinopsis de Psiquiatria: Ciencias De La Conducta/Paiquiatria Clinica Badós López, A. y García Grau, A. (2011). Habilidades terapéuticas.


https://www.elmira.es/articulo/noticias-interesantes/sindrome-cara-descubierta-nueva-secuela-coronavirus/20210625193440282385.html


https://www.publico.es/actualidad/nuevo-cara-descubierta-miserias-penalidades-mascarillas.html


https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/sindrome-cara-vacia-afectar-personas-problemas-psicologicos-previos_99035_102.html


https://www.cuerpomente.com/salud-mental/sindrome-cara-vacia-que-es-como-afrontarlo_8522


https://www.redaccionmedica.com/secciones/otras-profesiones/vuelta-paulatina-a-la-vida-prepandemia-podemos-convivir-con-el-riesgo--9261


https://www.abc.es/sociedad/abci-psicologos-advierten-sindrome-cara-vacia-202106221818_video.html


https://www.medscape.com/viewarticle/954793?src=mbl_msp_android&ref=share


https://www.medscape.com/viewarticle/950125?src=mbl_msp_android&ref=share