LOS DIEZ ELEMENTOS DE LA RESILIENCIA

Los diez elementos de la resiliencia.

    1) Qué es la resiliencia.


Resiliencia procede del latín “resilio'', que significa «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar». El concepto se puso de moda en los años 60, para señalar la capacidad para adaptarse a situaciones adversas con resultados positivos. En la actualidad, se utiliza para hacer referencia a la habilidad de una persona para sobreponerse a situaciones traumáticas, como la muerte de un ser querido, un accidente, una enfermedad o una ruptura de pareja, entre otras.

    2) Los diez elementos de la resiliencia.


Las personas resilientes no nacen, si no que se hacen en base al afrontamiento de situaciones adversas. Tras sufrir situaciones de intenso fracaso personal, han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentarse a los retos de la vida. La resiliencia no está predeterminada, pues incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas a lo largo de la vida. Distintos factores influyen en su desarrollo, siendo crucial las relaciones personales satisfactorias. Los vínculos que transmiten amor, confianza y seguridad, contribuyen a reafirmar la resiliencia. La resiliencia se puede entrenar y mejorar con el tiempo, pero hay que hacer un esfuerzo por cambiar internamente. Entre los factores que contribuyen a que una persona sea más resiliente figuran:

1) Asumir las propias fortalezas y debilidades: Ser realista respecto a las propias capacidades es necesario para ser más resistentes. Conocer las propias limitaciones y déficits es tanto o más importante que conocer las propias virtudes. Nos permite plantearnos objetivos realistas, acordes a nuestra capacidades.

2) Creatividad: Hacer una trabajo activo con soluciones novedosas ante los problemas es una buena fórmula para sobrevivir. Las personas resilientes tienden a introducir un trabajo creativo en el contexto de la rutina diaria con el fin de incentivarse.

3) Autoconfianza: Tener confianza en uno mismo es necesario, pues resulta determinante en los momentos difíciles.

4) Crecerse en la dificultad: Cualquier dificultad es una oportunidad para aprender y reforzarnos en lo que somos. Las crisis vitales son momentos decisivos que nos permiten analizar los problemas y crecer emocionalmente. Es necesario saber que éstas situaciones pueden ser duraderas, pero al fin y a la postre son transitorias. La persona resiliente sabe que es necesario poder soportarlas durante un tiempo para luego mejorar.

5) Practicar el mindfulness o conciencia plena: Se trata de vivir en el aquí y ahora con flexibilidad para encarar lo que nos depara el futuro. Se trata de aprender a disfrutar de las pequeñas cosas sin ambicionar lo imposible.

6) Objetividad pero con optimismo: Hay que trabajar una actitud realista pero optimista ante la adversidad, recordando siempre que el día de mañana puede ser mejor.

7) Positivismo: Es determinante rodearse de personas con actitud positiva.

8) Potenciar el autocontrol de las emociones pero no de las situaciones: Aceptar la incertidumbre pero con cierto control emocional. Las personas con resiliencia saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre. Se centran en cambiar sus emociones, cuando no pueden cambiar la realidad.

9) Flexibilidad ante los cambios: Cualquier cambio por malo que resulte es siempre una oportunidad. Cuando no es posible cambiar la situación, es necesario hacer cambios en uno mismo.

10) Tenacidad: Tener un propósito firme a pesar de la adversidad es imprescindible para salir adelante. Desarrolle metas realistas y haga algo regularmente que le permita moverse hacia sus metas, aunque le parezca que el logro es pequeño. Previamente hay que realizar un análisis sobre el problema y sus posibles soluciones, estableciendo un plan realista que permita mejorar la situación en el medio plazo.

11) Buen humor: Saber reírse de uno mismo y bromear respecto a la adversidad es una virtud de las personas resilientes. La mayor parte de los problemas pueden ser asumidos de forma frívola y aprender a reírse de uno mismo es siempre una buena actitud que ayuda a desdramatizar la vida.

12) Tener apoyos sociales: Es importante establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas decisivas en su vida. Aceptar el apoyo de personas que le quieren y escuchan, fortalece la resiliencia.



M. Ponce, Médico Psiquiatra



Bibliografía y fuentes:


Kaplan & Sadock Sinopsis de Psiquiatría: Ciencias De La Conducta/Psiquiatría Clínica


https://psiquiatrasevilla.es/articulos-psicologia/el-poder-de-la-resiliencia-psicologia-ansiedad-dep...

https://lamenteesmaravillosa.com/8-caracteristicas-de-las-personas-resilientes/

https://www.mundopsicologos.com/articulos/el-poder-de-la-resiliencia

https://www.mentu.com.py/blog/1043/los-6-principios-de-la-resiliencia

https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/10693-10-habitos-generalizados-de-las-personas-resilie...

https://www.elpradopsicologos.es/blog/resiliencia-resilientes/

https://www.inspirulina.com/diez-principios-para-tu-resiliencia.html

https://resiliencia-ier.es/los-10-pilares-de-la-resiliencia/

https://www.nwpgmd.nhs.uk/sites/default/files/resiliencequestionnaire.pdf