TRATAMIENTO DEL ATAQUE DE ANSIEDAD:

ATAQUE DE ANSIEDAD

Un ataque de ansiedad o crisis de pánico, es un episodio de intensa angustia que aparece en situaciones de fuerte sobrecarga emocional. Durante un corto periodo de tiempo, la persona puede pensar que va a morir al sufrir intensos síntomas físicos que posteriormente desaparecen. Los ataques de ansiedad son el resultado de niveles de estrés muy elevados de forma mantenida.
Habitualmente, el primer ataque de pánico es inesperado, pero luego surgen otros tipos de ataque, pudiendo existir un temor anticipatorio de fondo, a que se desencadene un nueva crisis en cualquier momento.

SÍNTOMAS DE UN ATAQUE DE ANSIEDAD

Los síntomas más habituales son un incremento de la ansiedad, aceleración del ritmo cardíaco, respiración agitada, náuseas, molestias estomacales, sudor frío, presión o dolor precordial, temblores, calor, bloqueo mental, mareo, sensación de asfixia, despersonalización, desrealización, etc.

Generan sensación de muerte inminente, por lo que provocan gran inseguridad e indefensión. 

TRATAMIENTO DEL ATAQUE DE ANSIEDAD

Ante la aparición de un ataque de pánico, es importante buscar ayuda especializada. El primer paso debe ir dirigido a descartar causas orgánicas potencialmente tratables para en un segundo tiempo, reducir la ansiedad mediante la administración de psicoterapia asociada a psicofármacos.